SONETOS DE AMOR

SONETOS DE AMOR. TEATRO DEL TEMPLELa historia personal que se oculta tras los Sonetos de William Shakespeare es uno de los enigmas que más investigaciones filológicas y detectivescas ha concitado en torno a la figura del bardo inglés. Tampoco es la primera vez que se utiliza como material literario, recordemos ahora el relato The Portrait of Mr. W.H. de Oscar Wilde y la breve pieza teatral The Dark Lady of the Sonnets de Bernard Shaw, a los que podríamos añadir otros ejemplos.

No nos proponemos pues en el espectáculo ni resolver el enigma a lo Sherlock Holmes ni alejarnos demasiado del maravilloso material que suponen tanto los Sonetos como las obras de teatro de Shakespeare a la hora de confeccionar el relato escénico. Nos proponemos simplemente un posible marco vital que de sentido y coherencia dramática a los versos.

No queremos entrar en la verdad maximalista de si el poeta Shakespeare sentía de verdad ese exaltado amor por el Joven Noble y la Mujer Oscura o todo fue un ejercicio estilístico a la manera petrarquista. Siguiendo el ejemplo del propio William queremos trasformar al Poeta, el Joven Noble, su Madre, la Mujer Oscura y el Poeta Rival en personaje de una trama escénica.

Y porque es la que nos ha estimulado más partimos de la hipótesis de que el Poeta es William Shakespeare, que el Joven Noble es Henry Wriothesly, Earl of Southampton, que su madre sea Mary, Countess of Southampton casada en segundas nupcias con Sir Thomas Heneage, que el Poeta Rival sea Christopher Marlowe y que la Dama Oscura sea Mary Fitton la dama expulsada de la corte de la reina Elizabeth después de quedarse embarazada. Hipótesis planteada por Jan Kott en su celebérrimo Apuntes sobre Shakespeare:
El Sueño fue puesto en escena la primera vez como una comedia de circunstancias, casi “privada”, en unos festejos nupciales. Se trata, podemos estar casi seguros de ello – la argumentación de Rowse parece totalmente convincente – de la boda de la brillante madre del Earl of Southampton. Si esto es cierto, el joven conde habrá tomado parte en los preparativos del espectáculo, desempeñando incluso algún papel él y sus enamorados. Con ocasión de la boda, se habían congregado en su casa todos los amantes, masculinos y femeninos, todos sus amigos y amigas, todo aquel brillante círculo de sociedad en el cual Shakespeare había entrado junto con Marlowe. Me hubiera gustado que se encontrara entre los espectadores del Sueño la “Dama Negra” de los Sonetos.

Ficha de la producción

SINOPSIS

Sonetos de amor y… otros delirios conecta imaginariamente el mundo shakesperiano de los Sonetos y el Sueño de una noche de verano con la realidad cotidiana de un pequeño grupo teatral contemporáneo, haciendo del proceso de búsqueda, ensayo, acierto y error el resultado mismo de la pieza. En un viaje a la raíz de lo teatral, hemos indagado en esta historia biográfica y creativa de Shakespeare para divertirnos con ella y con la búsqueda de nuevas vías de contar artísticamente, desnudando el espacio teatral, y planteando un acercamiento comprometido entre el espectador y el delirante momento mismo del hecho artístico.

FICHA ARTÍSTICA

Dirección: Carlos Martín
Dramaturgia: Alfonso Plou
Producción: María López Insausti
Iluminación: Bucho Cariñena
Escenografía: Tomás Ruata
Vestuario: Beatriz Fernandez
Música original: Varios autores
Distribución: Clara Pérez

Reparto:

José Luis Esteban
Francisco Fraguas
Ana García
Laura Gomez-Lacueva
Javier Aranda

aura Plano /Rosa Lasierra Francisco Fraguas Rafa Blanca / Félix Martín /Jorge Usón Amanda Recacha / Ivana Heredia Néstor Arnas /Javier Aranda

CRITICAS

“Roza la brillantez.
Es éste un proyecto cuyo camino estaba rodeado de trampas mortales.
Debo decir que el texto roza la brillantez. (…) Esas arriesgadas transiciones están bien salvadas de mil maneras y el entreverado entre las varias voces que al final componen la dramaturgia da pie a la exégesis, la ampliación, el comentario humorístico de las obras que se citan.
Una espléndida dirección i cinco actores como las copas de otros tantos pinos dan un espectáculo redondo que va creciendo por minutos y que brinda momentos esplándidos.
Todo esto con una admirable austeridad de medios y a base de ingenio, sin olvidar que el recitado de los sonetos y la interpretación de los fragmentos literales de El Sueño ya los quisieran para sí muchos grandes montajes.
Para no perdérselo. Ya están avisados.”
P.J.L. Domínguez, Guía del Ocio, 9 de abril de 2007. ****

“Jubilosos juegos.
No se trata tanto de un espectáculo montado sobre la intensidad lírica de estos enigmáticos sonetos de “amor oscuro” cuanto de un inteligente juego entre la realidad y el encantamiento.
Plou y Martín llevan al límite este juego de espejos en el marco de un ensayo escénico que sirve para estimular la complicidad de los espectadores y para reflexionar, a la vez, sobre los mecanismos teatrales.
La complicidad se consigue gracias al desparpajo de los intérpretes.
Estos sonetos devienen así en hilo conductor o pespunte de un espectáculo alegre y dinámico que se desarrolla en varios niveles.
Los planos se mezclan, se interfieren o se apuntalan recíprocamente gracias a ese recurso de metateatralidad distendida y paródica. El espacio escénico está hecho de elementos sugerentes y convencionalmente desorganizados, como corresponde a un ensayo. Es decir, que lo de otros delirios queda gozósamente justificado.”
Javier Villán, El Mundo, 16 de abril de 2007. ***

“Los del Teatro del Temple han echado mano de los maravillosos sonetos del bardo, pero no para dar un recital sino haciendo de ellos una propia representación teatral con ayuda, eso sí de algunos fragmentos del Sueño de una noche de verano.
Mezcladas habilmente las dos cosas en la dramaturgia de Alfonso Plou y Carlos Martín.
Los actores y actrices han sabido entenderlo muy bien.
La dirección de Carlos Martín es igualmente excelente.
El experimento de Teatro del Temple es muy divertido.”
Joaquín Aranda, Heraldo de Aragón, 17 de marzo de 2006 ****

DOSSIER