EINSTEIN Y EL DODO

Teatro del Temple ha combinado en su producción textos clásicos de la dramaturgia universal con textos de autores españoles contemporáneos. En esta segunda línea se han puesto en escena textos del dramaturgo de la compañía, Alfonso Plou (Rey Sancho, Goya, Buñuel, Lorca y Dalí, Picasso adora la Maar o Yo no soy un Andy Warhol) junto a textos de Carlos Martín (L’Imperatore), Maxi Rodríguez (Oé, oé, oé), Antonio Orejudo (Ventajas de viajar en tren) o Luis Araújo (Trenes que van al mar).

Einstein y el dodo de Ricardo Joven supone otra apuesta de esas características. Es la primera obra escrita por uno de nuestros actores más asiduo y relevante que, en los últimos años ha decidido abrir una vía de creación dramatúrgica desde su experiencia actoral. En este caso es un texto muy relacionado con el trabajo actoral que hizo a partir del Informe para una academia de Franz Kafka y que el tituló Yo, mono libre. Un monólogo muy intenso que Ricardo Joven supo encarnar con éxito en la producción de Teatro del Temple.

Estamos ante un monólogo que da cuerpo a una de las figuras esenciales para entender el siglo XX, Albert Einstein, tomado en un momento crucial de su existencia, cuando se enteró de que la bomba atómica, que el había ayudado a crear, había sido usada con fines militares en los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki. Desesperado Einstein decidirá un último gesto de reivindicación alocada: vestirse de pájaro dodo para subir al Empire State Building y lanzarse desde allí al vacío.

Estos son los mimbres ficcionales que Ricardo Joven a fabricado para recrear actoralmente un personaje profundamente humano, delirante y al mismo tiempo lúcido que reflexiona con intensidad y emoción sobre la condición autodestructiva del ser humano.

Ficha de la producción

SINOPSIS

Einstein y el dodo nos hace revivir el delirio emocional que pudo sufrir Albert Einstein al saber que la bomba atómica, que el había ayudado a producir, había sido lanzada aniquilando dos ciudades japonesas. En ese estado de shock Einstein se refugia en su estudio de Nueva York y desesperado trata de reiniciar la relación con la hija que abandonó en su juventud: Liesserl. Una hija a la que nunca vio, por lo que decide grabarle una cinta con su vida y reflexiones personales sobre su personalidad y su visión del mundo.

Acosado por los mensajes triunfales de la radio y las llamadas de su mujer y del presidente Truman (en realidad todos estos personajes ya han muerto) Einstein decide cambiar el objeto de su grabación y contarle a su hija la historia de los pájaros dodos. Esas primitivas palomas que al llegar a unas islas del pacífico carentes de depredadores se transformaron perdiendo las alas y creciendo espectacularmente de tamaño. Esa adaptación sería trágica para los dodos cuando el hombre llegó a esas islas y las exterminó en pocas décadas como fuente de alimentación.

FICHA ARTÍSTICA

EQUIPO ARTÍSTICO

Escrito e interpretado por Ricardo Joven
Dirección de Carlos Martín
Coordinación de Alfonso Plou
Producción de María López Insausti
Escenografía de Tomás Ruata
Iluminación de Bucho Cariñena
Vestuario de Beatriz Fernández Barahona
Caracterización de Virginia Maza
Construcción del dodo de Tomás Ruata y Lola Ontañón
Fotografía de Marta Marco
Diseño Gráfico de Wadstudio
Distribución de Teatro del Temple

REPARTO

Ricardo Joven

CRITICAS

Consultar más críticas

Premios al Mejor Espectáculo y al Mejor Actor en el IndiFestival de Santander

El IndiFestival, que organizan la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Santander y la sala Escena Miriñaque, concede cada año cinco galardones que reconocen el trabajo de dirección, producción e interpretación en los espectáculos representados.

En la edición 2011,  el Premio al Mejor Espectáculo ha recaído en ‘Einstein y el Dodo’, de ‘Teatro del Temple’, ‘ejemplo de teatro de texto, profundo, inteligente, comprometido y con un magnífico sentido del ritmo y los tiempos dramáticos’.

Su protagonista, Ricardo Joven, ha recibido el Premio al Mejor Actor por su personaje de Einstein. Su recreación del personaje y su ‘contenida y precisa interpretación hicieron creíble, próximo y veraz una figura tan próxima a tópicos y exageraciones’, señala Miriñaque.

DOSSIER