Don Juan Tenorio

Teatro del Temple alterna en sus propuestas obras de autores contemporáneos con textos del repertorio universal revisitados desde un discurso actual. En nuestra opinión la fuerza de los clásicos debe estar no sólo en su valor definitorio de una época sino también en su capacidad para seguir diciéndonos cosas desde lo contemporáneo.

Don Juan Tenorio de José Zorrilla es una obra muy conocida, pero no tan representada como parece. Y, al igual que hicimos con Luces de Bohemia, hemos cambiado su contexto para redefinir su mensaje. Nuestra adaptación pretende quitar prejuicios sobre la obra, rompiendo los moldes morales y estéticos. El personaje de Don Juan, da indudablemente para muchas interpretaciones, pero no es nuestra intención reescribir el texto de Zorrilla.

La idea de este Don Juan Tenorio es ubicarlo en nuestro país a finales de los años 70, un marco histórico cercano donde se puede entender que alguien manifieste así su rebeldía frente a un mundo caduco y opresor. Ese marco temporal supone entre otras muchas cosas darle un enfoque más psicológico a los parlamentos de los personajes y hacer que el verso de Zorrilla no se traslade al espectador con el ritmo habitual sino atendiendo a la intencionalidad de la frase. Partimos de esa ubicación temporal para tratar de acercarlo a nuestra sensibilidad contemporánea.

La puesta en escena conlleva una relectura para el público. Por ello y porque es también un sello de nuestra manera de hacer, la propuesta escenográfica es esencial y trata de mostrar todos los espacios con pocos elementos: tres “marcos-puerta” son el recurso a través del cual se articula la acción y las distintas ubicaciones del drama.

En definitiva hemos afrontado Don Juan Tenorio con el objetivo de hacer del espectáculo algo vivo, vibrante, para que el público vuelva a apreciar sus cualidades literarias, pero viva sorprendido de otra forma la intensidad de sus peripecias.

Ficha de la producción

SINOPSIS

La obra clásica de Zorrilla ubicada en nuestro país a finales de los años 70, un marco histórico cercano donde entender la rebeldía del protagonista. Esta adaptación nos permite acercar el verso de Zorrilla a nuestra sensibilidad contemporánea. Ocho actores dan cuerpo a los personajes manteniendo la fuerza de la trama del original. Una puesta en escena dinámica y original.

FICHA ARTÍSTICA

EQUIPO ARTÍSTICO

Dirección: Carlos Martín
Dramaturgia: Alfonso Plou
Producción: María López Insausti
Escenografía: Tomás Ruata
Iluminación: Bucho Cariñena
Vestuario: Beatriz Fdez. Barahona
Caracterización: Virginia Maza
Espacio Sonoro: Antonio Fdez.Garza
Diseño Gráfico: Wadstudio
Distribución: Teatro del Temple
 

REPARTO

Francisco Fraguas: DON JUAN TENORIO.
Ivana Heredia/Amanda Recacha: DOÑA INÉS DE ULLOA, DOÑA ANA DE PANTOJA, MICAELA.
Gabriel Latorre: DON GONZALO DE ULLOA
Rosa Lasierra: CRISTOFANA BUTTARELLI, BRÍGIDA, LUCÍA, ESCULTORA
Marco Aurelio González: DON LUIS MEJÍA.
Félix Martín / Agustín Miguel: MARCOS CIUTTI, DON DIEGO TENORIO
Rafael Blanca/Sascha Montenegro: EL CAPITÁN CENTELLAS.,HERMANO PORTERO
Francesc Tamarite: DON RAFAEL DE AVELLANEDA, PADRE CONESA

CRITICAS

CONSULTAR MÁS CRÍTICAS

“(…) el “Don Juan Tenorio” que Teatro del Temple presentó el miércoles ante un público muy numeroso que aplaudió con ganas (hubo algún “¡Bravo!” y alguna puesta en pie) es una propuesta de indudable interés (…), y a la que se debe agradecer su esfuerzo por alejarse de manidos clichés estéticos y por ofrecernos una lectura arriesgada y contemporánea del texto de Zorrilla.

De gran interés son el trabajo dramatúrgico (que aligera el original, lo muda de época y muta el género de algunos personajes con evidente solvencia y solidez), la escenografía imaginativa y minimalista (tres únicos elementos van delimitando el espacio y creando el mobiliario y decorados, en ocasiones con indudable valor estético) o la puesta en escena, que construye momentos realmente logrados (las escenas del bar, las del claustro y la de Don Juan y Doña Inés). Sumen el buen tono general del trabajo actoral, la eficaz iluminación y el acertado vestuario (…).”

Luz y sombra de Don Juan. Joaquín Melguizo. Heraldo de Aragón. 11-03-11