arte_de_las_putas

El Espectáculo
Arte de las putas, el opúsculo-ensayo-conferencia de Nicolás Fernández de Moratín, ha sido para nosotros una semilla fecunda, que nos permite compartir con el público, de forma lúdica, cómplice y muy muy cercana, una historia de amor que el propio Moratín tal vez ni siquiera sospecha. Está poblada de una multitud de gente, de voces, de músicas, de humor, de ironía, de sátira, de ternura, de arrebato, encontrando una vez más las más hermosas flores entre la basura. Risa, sí. Regocijo, también. Emoción, irrenunciable. Teatro, siempre. Pero no a cualquier precio.

No hay que engañarse. El machismo, la consideración de la mujer como objeto sexual, su subordinación a los deseos del hombre…. están implícitos en todos los textos de este tipo que el siglo de las Luces alumbró.
Por eso queremos contar esta historia desde otro punto de vista. El de celebrar a las mujeres. A las iniluminables mujeres.
Los instrumentos: el actor, el texto, la música, que lo acompaña todo con su compás emocional, el baile –no hay cortejo sin movimiento-, y las ganas de contarlo todo.

Tomamos el texto de don Nicolás como punto de partida, y con la ayuda inestimable de Tomás de Iriarte, Félix de Samaniego y Leandro Fernández de Moratín, contamos la historia de un personaje que no aparece en ningún texto, con gran pesar suyo: Elías Cañabate, un chulo enamorado que viene a cantar las galas de la difunta.

Sinopsis

Ha muerto Dorisa, prostituta que Nicolás Fernández de Moratín inmortalizó en su poema Arte de las putas, (1780). Elías Cañabate, chulo y eterno enamorado de Dorisa pero que no sale en el libro de don Nicolás, sostiene que, sin su ayuda, Moratín nunca hubiera sido capaz de escribir el poema. Pretende defender la memoria de todas las putas del mundo, empezando por la de su propia madre y nos cuenta la historia de su vida. Con amor y con humor. Con violencia y con ternura. Y con muchos endecasílabos, a la manera de Moratín: “Siempre a tu lado pero nunca encima”.